Mercaderes Asociados

Marketing y globalidad

La publicidad-espectáculo va perdiendo importancia.

De los artículos más sensatos que he leído en los últimos tiempos está uno de Andy Gould en Ad Age “Agencies Should Nudge Clients Away From Spectacle” que me parece importante no solo por el tema que toca sino porque Gould es Vicepresidente de Biggs Gilmore, una agencia cuyo lema es “embrace your digitalness” (abrace/reciba con los brazos abiertos su digitabilidad”) que ha ganado muchos premios en The Web Awards y otros concursos en los que participan agencias de publicidad online. Uno tiende a pensar que en las líneas más modernas del negocio están los representantes más intransigentes de la vanguardia y se sorprende cuando uno de sus representantes toma una posición simétrica y bien balanceada, y no solo una defensa cerrada de su especialidad (recordemos las barbaridades que dijo Seth Godin  sobre la televisión en: Seth Godin: Los nuevos medios no son perfectos para el marketing…)

Andy Gould dice que tiene la impresión de que las agencias en general, parecen estar volviéndose más propensas a interpretar su función creativa más bien dentro de una tónica que le permita a los consumidores descubrir lo que realmente hacen los productos y las empresas que representan. Eso, frente a la publicidad que solamente crea awareness (conocimiento) de las marcas o “darle significado” a las mismas … parecería estar perdiendo fuerza. Eso sin que el branding “purísimo” deje de tener su importancia y de que para cierta categoría de productos el espectáculo sea casi imprescindible.

Para graficar lo sutil y casi secreto de algunas de las expresiones del branding, hace referencia a un comercial que ganó un Leon de Oro en el venido a menos Festival de la Publicidad de Cannes, en el 2006, que es el que vemos mas arriba: el comercial “Ball bounce” de Sony para la pantalla de LCD Bravia. Incidentalmente, las pelotas que se ven rebotar no han sido incluidas por animación. Se utilizaron 250,000 pelotas de verdad que rebotaron por las calles de San Francisco. Pueden comprobarlo en este “detrás de cámaras”.  Por cierto, impresionado por el alarde de producción del comercial, tuve que volver a verlo para descubrir que no solo era de Sony  (la marca aparecía en el artículo y en la parte superior del YouTube) sino que era específicamente de la pantalla de LCD, Bravia. Y ahí me parece que está lo malo. Que no se hace publicidad para que el consumidor potencial diga a la tercera vez que lo ve en TV (que es cuando dicen los expertos que se ha completado el rompecabezas en la mente) ¡Ah… hay una especie de pantalla plana nueva de Sony que tiene algo que ver con pelotas!

Lo cierto es que como dice Gould (incluso en el título de su artículo), mucho de que se hace para darle cuerpo a la producción de branding o más específicamente del brand building (que algunos han llamado “la fabrica de emociones” o “el arte de producir fuegos artificiales” —en la mente, claro—) es puro espectáculo. Y la mejor prueba de ello es la monumental producción del comercial para los teléfonos celulares T-Mobile, escenificada en la estación de tren de la calle Liverpool de Londres que titularon “The T-Mobile Dance”. Vale la pena verlo.

Cuando viene bien para probar el punto en mis charlas, suelo presentar a la audiencia un comercial en el que se hayan tocado las fibras emocionales sabiamente, que haya estado recientemente en el aire, y que la mayor parte de los presentes reconozca haber visto. Terminado el comercial pido a la audiencia opiniones sobre el tema, la producción, la calidad de la actuación (si la hay) la ambientación, etc. y propongo el juego del “right recall”. Es decir reconstruyamos con palabras el comercial haciendo énfasis en las partes que mejor apelen a la sensibilidad. Al final pregunto qué vendía y para qué marca. Si el 5% puede responder la pregunta, es mucho, y queda claro que si ni siquiera podemos recordar “este comercial fue auspiciado por tal marca” (como en el caso de “The T-Mobile Dance”) el despilfarro ha sido tan monumental como fenomenal la producción. Eso es incluso peor que hacer publicidad sin el propósito explícito de vender. Es prácticamente hacer publicidad por amor al arte. Pero con el dinero del cliente.

Gould cree además que los consumidores están en otro nivel de exigencia por dos razones: porque el acceso a la red les da una información riquísima sobre cualquier producto o servicio que le interese y por lo tanto ha cambiado la manera de relacionarse con las marcas. Es casi con seguridad más importante en este momento ofrecerle al consumidor una información transparente y realista que taglines o slogans pegadizos o ingeniosos, simbología y fanfarria.

Para apoyar el tema,  da el ejemplo de cómo se compraba un auto nuevo (una inversión considerable y la segunda más importante de  una familia después de la casa) hace 15 años —casi exclusivamente visitando a un concesionario y recogiendo un hermoso catálogo que se podría estudiar en casa y quizás un artículo en una revista o (en EE UU) en Consumer’s Reports— frente a la enorme oferta de información existente en la actualidad, no solamente en páginas especializadas y la propia web de la marca, sino en docenas de blogs, foros de discusión, videos en YouTube, etc. o páginas como Epinions que ofrece revisiones o análisis de “millones de productos o servicios” (sic), consejos de compras, ratings o calificaciones, información de precios generados directamente por consumidores (a los que se puede agregar uno mismo).

Epinions

Y no solo para comprar un auto nuevo. Hace dos o tres años, ayudé a mi hijo que vive a 10,000 km. a tomar una decisión sobre un modelo de Fiat de segunda mano que se pensaba comprar. Google me llevó a una serie de foros de discusión donde gente de varios países, conocedores, especialistas, simples dueños e incluso mecánicos de alto nivel, pero todos usuarios del modelo, daban opiniones a favor y en contra. Lo que decidió a mi hijo a no comprar ese modelo fue que nadie sabía por qué Fiat lo había descontinuado un par de años antes. Y no parecía que fuese por nada bueno.

Gould llama tejido conectivo a lo que las empresas (y evidentemente sus agencias) crean para permitirle a los consumidores acercarse mas a las compañías y a sus productos y a los demás consumidores que estén hablando de esos productos. Y eso puede consistir en darle al consumidor la posibilidad de conectarse con alguien dentro de la empresa a través de un blog, de los medios sociales o de un evento en vivo. O bien proporcionarle caminos más intuitivos hacia las revisiones, los grupos de discusión y las comunidades. Y cree que las empresas que logren que  los consumidores que mas profundicen en la búsqueda, mejor información consigan, serán las que mejor éxito tendrán. Porque en principio no debería haber una desconexión entre la percepción que se tiene de una marca y lo que hace la empresa.

Da Gould ejemplos, dos norteamericanos y uno europeo de tres empresas que lo están haciendo bien:

Method, una línea de productos de limpieza que además de tener una publicidad estupenda cree que le da valor agregado tener informados a los clientes de cómo son fabricados sus productos: los ingredientes de cada uno, lo que hace y su efecto en la salud individual y en el entorno.

Wal-mart que ha creado una comunidad (un medio social) llamado Elevenmoms, que acompaña perfectamente su campaña en medios tradicionales —casi un mantra— “Save money. Live better.” (Ahorre, viva mejor) y un portal con el mismo nombre, porque en esa comunidad las amas de casa no solamente pueden conversar sobre los productos sino compartir sus propios trucos para ahorrar. Además el portal le proporciona herramientas para hacer presupuestos que permitan ese ahorro. Es un complemento de la campaña en medios tradicionales, que va más allá de la propia campaña. Sobre esto hay un artículo muy completo en Ad Age How Walmart Owns the Concept of Value Online.

Finalmente Nomis fabricante de zapatos de fútbol que tiene una sola razón para existir: están seguros de vender los mejores zapatos de fútbol del mundo y enfilan todas sus acciones para probar eso, en un segmento del negocio de calzado deportivo que esta pequeña empresa le disputa nada menos que a Adidas. En un video que puede verse en su página web, o bien aquí:“Damn Boots,” (aunque con registro previo) muestran que la mayoría del calzado que se usa para jugar al fútbol no se adapta adecuadamente al pie y puede causar lesiones. Tienen además una guía de ocho pasos para encontrar en la tienda la horma exacta para el pie de uno. Y unidades móviles (o Mobile Boot Room) con un gran aviso en los costados que dice “Pregúntele a sus pies” que invitan a  las personas a llevarse el zapato del pie derecho y compararlo, en casa, con el que se usa normalmente para jugar al fútbol (y al rugby, por cierto). Si uno se anima a comprar después de probar, puede solicitar online el zapato del pie izquierdo. Y sino, como decía Ad Age, que publicó un artículo sobre Nomis, la mascota de la casa tendrá un zapato de alto diseño para jugar.

Mobile Boot Room

Mobile Boot Room

Pero no nos tendríamos que ir tan lejos (Nomis se distribuye en algunos países de Europa y en Australia) para ver ejemplos similares de lo que es alinear el mismo mensaje, claramente expresado, en la misma orientación a través de distintos medios y formas: TV, prensa, online, y en este caso medios móviles, en eso que Mark Pritchard GBBO de P&G ha llamado “integrated brand building creativity”. Por ejemplo está muy claramente ejecutado en “Pepsi es Pecsi en Argentina” que publiqué no hace mucho en este blog.

Son ejemplos, además, de que cuando es posible tener lo que se ha llamado tradicionalmente un reason why (y ahora “proof points” y “reasons to beleive”) detrás del value, es mejor usarlo para exponer con talento y creatividad nuestro posicionamiento de una manera que no deje dudas de qué queremos vender y por qué es mejor que nos lo compren a nosotros, sin necesidad de montar un espectáculo soberbio que haga desaparecer la marca abrumada —que viene de bruma— por el esplendor de la producción. Eso sin dejar de reconocer que ciertos productos las gaseosas, los perfumes, las golosinas, difícilmente pueden tener un tratamiento racional y allí el espectáculo es el que tiene la labor de mantener interesado —y motivar a comprar— al consumidor potencial.

Si desea suscribirse gratuitamente a Mercaderes Asociados pulse el botón rss1

septiembre 25, 2009 Posted by | Branding, Estrategia, Marketing y Globalidad, Planeación estratégica, Publicidad | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Darwin y Starbucks

 

Café de Chanchamayo. El Perú es líder mundial en exportación de café ecológico (Reuters)

Café de Chanchamayo. El Perú es líder mundial en exportación de café ecológico (Reuters) con la denominación de origen "Ecologic Origin Chanchamayo". Starbucks lo compra .

Los doscientos años del nacimiento de Darwin que se cumplieron el 12 de febrero han creado una extraña agitación en la prensa mundial. Lo hemos descubierto todo. Hasta que sus pasatiempos favoritos eran el backgammon y el billar (claro que el billar casero, de sala iluminada con una hermosa lámpara de bronce a lo largo de la mesa y brandy a la mano para amenizar la partida. No el del bar, los compinches y las apuestas.) Un mercader amigo con el que intercambiamos frecuentes mails y no pocas llamadas telefónicas me preguntó si yo también pensaba escribir en mi blog sobre la efemérides si ¡hasta Seth Godin hablando del poder de un algoritmo lo ha hecho!

Le dije que no. Que al tema solo le veía punta por el lado del libro que escribió Al Ries con su hija The Origin of Brands pero que tenía proyectos más interesantes que ese. Empezando por terminar lo del Super Bowl y el Twitter, que ya me traía cansado porque cada día tenía que incorporar algo nuevo, recién publicado, al análisis y a la estructura del artículo.

Pero entonces apareció, casi simultáneamente, la noticia de que Starbucks iba a vender un café soluble en sus establecimientos. Salió primero en Ad Age: Starbucks Poised to Launch ‘Soluble’ Coffee, y después en dos artículos del Wall Street Journal -que Ries llama “the world’s most authoritative newspaper”(1)- Starbucks Takes Plunge Into Instant Coffee, Taste Test Featured Element of Surprise, que siguieron a Coffee Empire Seeks to Seem Less Expensive in Recession.

Y finalmente fue lanzado ayer (martes 17/02/09)

Y entonces sí se hizo más interesante hablar de “El origen de las marcas” en el blog.

¿Qué venden Ries padre e hija en ese libro?

Básicamente que de la misma manera que en la naturaleza los cambios en el entorno crean las condiciones que causan que las especies diverjan según enseñó Darwin, en el mercado, los cambios en la tecnología y en el entorno cultural crean las condiciones para que las categorías diverjan. Dicen -y lo prueban como es costumbre en Al Ries y también en Jack Trout, con docenas de ejemplos- que hay infinitas oportunidades de crear nuevas categorías y que la mejor forma de tomar ventaja es ser el primero en la nueva categoría. Dicen también que, con el tiempo, nuevas categorías siguen divergiendo (verbo incómodo éste) de las categorías existentes. Y que las compañías que escogen la extensión de línea de los nombres o con productos de convergencia tienen altas oportunidades de fracasar

Virtualmente cada producto y cada servicio sufre el mismo proceso: empieza siendo un solo producto y a través de un proceso de divergencia, se crean muchas categorías nuevas y por lo tanto nuevas oportunidades de establecer nuevas marcas

“La divergencia -cito textualmente a Ries- es la fuerza mas poderosa y menos comprendida del mundo”, mientras que la convergencia, agrego yo, es no solo aceptada fácilmente sino que además tiene un atractivo emocional: las empresas prometen por todos los medios hacer converger muchas cosas en una sola cuando en lo que deberían converger urgentemente es en que todos los aparatos usen un cargador universal, que sirva en todo tipo de tomas: redondas, chatas, de dos y de tres polos. Y que de camino tengan un transformador universal que permita el funcionamiento del cargador con cualquier corriente alterna.

Más de una vez al tener la discusión de la convergencia alguien ha dicho que tiene una navaja suiza Victorinox una de esas que casi cualquier hombre que se respete se ha comprado o le han regalado alguna vez ¡y que ha usado! o hable del teléfono celular con cámara de fotos ¡que también la ha usado!

Y allí viene la pregunta clave ¿cuándo la usaste? ¿Usaste el destornillador (desarmador) para hacer algún trabajo en la casa o sacaste “el adecuado” de la caja de herramientas? ¿Tomaste las fotos de esa puesta de sol o del cumpleaños de tu hija con la cámara del celular o solo esa serie de tu compañero de trabajo dormido encima de su escritorio?

La especialización tiene valor (y value). No por tener la navaja del ejercito suizo (que ahora vienen con teléfono celular y hasta con memory stick en oro de 24 kilates y diamantes) abandona uno las herramientas “normales”. No por tener cámara de fotos en el celular, ya no se compra una cámara “buena”: es decir una hecha específicamente para tomar fotos.

– ¿Qué está lanzando Starbucks?

– Café instantáneo. (por lo pronto en mercados seleccionados de EE UU -no han dicho que sea mercado de prueba- y Londres, en marzo.)

– ¿Café instantáneo Starbucks?

– No. Café soluble Via. (“Starbucks Via Ready Brew instant coffee“)

– ¿Café soluble como Nescafé, Sanka y otros?

– Sí. Pero mejor. Con el mismo aroma y sabor que el café que uno toma en los Starbucks. Eso dicen.

– ¿Y el precio?

– En EE UU, $2.95 por empaque de tres sobres y $9.95 por 12. dice Nation’s Restaurant News. Lo ha confirmado el propio Howard Schultz CEO de Starbucks, hoy martes, en una conferencia de prensa

– ¿Eso es caro?.

­- Depende de lo que la gente esté dispuesta a pagar, pero sí es un premium price justificado “porque es el mismo sabor que el del café Starbucks de las tiendas extraído con un proceso secretísimo desarrollado por Starbucks”. El  costo por taza, en EE UU será de un dólar y es de más o menos $1.60 por taza del café molido (para pasar) comprado en Starbuck. Y entre $4 y $5 un café tomado en la tienda. Pero no he logrado saber cuanto cuesta una taza de café hecha con Nescafé o con Sanka, en sus presentaciones más vendidas en los EE UU. 

– ¿Por qué Nescafé o Sanka?

Porque son las marcas líderes de café instantáneo del mercado de los EE UU y comparar el precio por taza nos diría cual es la diferencia entre las más populares y Via. Y ver cuan “premium price” es.

– ¿Dónde se va a vender?

Por lo pronto en las tiendas de Starbucks. Quizás más tarde le den a Kraft la distribución en supermercados como el café molido o en grano, empacado que venden también en sus tiendas. Solo que la marca Sanka es de Kraft y ellos la venden y a lo mejor hay problemas de exclusividad.

-¿Cual es el value de Via?

– Hasta la conferencia de prensa de hoy, se hablaba de que los científicos de Starbucks, después de veinte años de trabajo habían logrado “clavar” el sabor del café que vende Starbucks para pasar, pero en su forma instantánea. Hoy coincidiendo con la conferencia de prensa, la empresa ha puesto un video en su página con el título Starbucks VIATM Ready Brew. Lo invito a  ir a verlo. Lo que digan ahí es lo que quieren que vea el público y por lo tanto es mas importante que cualquier declaración de su CEO. Pulse sobre el título. Por cierto: también está ya en YouTube “Introducing Starbucks VIATM Ready Brew Instant coffee

– ¿No podría usted darme un resumen? Es que mi inglés…

–  Pues dice que hay dos maneras de hacer café instantáneo: a la antigua y a la manera de Starbucks. Todas las demás marcas de café instantáneo a menudo (¿todas y “a menudo”?) tienen un proceso de molido tosco de granos de café de baja calidad y es tan rudo que se lleva la mayor parte del sabor y del aroma. Por eso saben así algunos de los cafés instantáneos. “Starbucks tuesta granos de café 100% súper-premium y después lo llevamos a un proceso muy lento de pasado (o colado) que conserva todo el aroma y el sabor. Y después hay un paso extra en el que usamos una tecnología súper secreta en la que agregamos café micromolido para darle a cada taza verdadero sabor y aroma. Por eso, con agregarle agua, termina usted con una taza perfecta de café Starbucks. Trabajamos muy duro durante muchos años para perfeccionarlo pero finalmente estamos listos para develarlo”.

El resto es producto shot, presentaciones, precio. El final me resulta raro: dice que VIA no es café instantáneo sino INSTANTÁNEO.

– ¿Hay algo más?

– Si, muestras, a pedido, online y enviadas a la casa sólo en los EE UU a razón de una por hogar, hasta el 17 de marzo o hasta que el stock se acabe: Get a complimentary sample. También se pueden pedir en Chicago y Seattle (no dice dónde pero es de asumir que en los establecimientos Starbucks). También se puede comprar online en dos variedades de café “Colombiano” e “Italiano”  a $9.95 12 sobres. Y hay una oferta de seis sobres + un vaso térmico de 10 oz. por $21.95. Aquí: The Starbucks Via Taste Test — Is it really better than your mother’s instant coffee? hay una galería de fotos de la presentación de la marca.

– No parece entusiasmarlo mucho…

– No. Porque no veo a qué tanta bulla para una extensión de línea que puede depreciar  o diluir a la marca Starbucks.

– ¿Diluirla?

–  Porque no es “divergente”. No forma una categoría nueva. Es, en todo caso una evolución. Darwin dijo “La competencia entre individuos (léase marcas) mejora o perfecciona las especies. La competencia entre especies (léase categorías) aparta a las categorías cada vez más”.  Dice Ries que este es un concepto importante porque el instinto lo puede llevar a uno en la dirección opuesta. Si se piensa en el consumidor con una sola identidad los instintos indican que hay que satisfacerle todos sus deseos, y entonces se fabrican híbridos imposibles.

– Pero tiene otra marca

– Tiene otro nombre pero precedido de manera absolutamente evidente por la marca Starbucks. O sea que no es una marca separada, es “el café soluble de Starbucks al que le hemos puesto Via”, mírelo en la ilustración. Además en la conferencia de prensa y en la documentación (incluso en el comercial) ese es el tratamiento del nuevo producto.

Es tan Starbucks que por lo menos inicialmente solo se va a vender en las tiendas Starbucks. La marca Starbucks es, como la definió el propio Schultz, un “afordable luxury”, un lujo que se puede uno pagar. Ese ha sido su posicionamiento. Un café instantáneo es justamente lo contrario: sabor claramente “a cualquier cosa” -percepción que será difícil de cambiar-, precio muy bajo. ¡Es que es un sucedáneo! Ha dicho el CEO de Starbucks que “el mercado del café está listo para una ruptura, una oportunidad de reinventar la categoría y crear nuevos rituales y crecer nuestra base de consumidores”. Schultz creó el hábito de ir a un lugar distinto a tomar café y lo volvió un rito, especialmente en los EE UU. Ese es un enorme mérito. De camino inventó una nueva categoría. Por cierto, al hacer la cola para pagar lo que voy a consumir puedo incluir en la cuenta un paquete de café molido para prepararme en casa el café pasado con la misma calidad de materia prima.

 – Pero si el sabor del Via es también igual al del café pasado ¿no es eso un breakthrough, una gran innovación?

– No. Un breackthrough fue Nespresso con sus cápsulas de café (buen café) que simplificó enormemente la forma de prepararse un café de calidad. Como lo fue la cafetera de Bodum (que yo uso hace muchos años) que convirtió el rito de hacer un buen café en una tarea de tres minutos. Via es solo un café soluble (inventado hace muchos años y con un mercado establecido) con “sabor a Starbucks” lo que es totalmente subjetivo. Es más, ojalá que los consumidores de Starbucks no encuentren que sabe igual. El nivel de canibalización puede no ser muy grande, pero desde luego no es deseado.

– Por ahí he leído que el que lo desarrolló era alpinista e inmunólogo y quería tomar buen café en sus campamentos. No se puede llevar la Nespresso al campo. Ni la Bodum.

– Los alpinistas o gente que acampa que quieran tomar buen café, se lo pueden llevar preparado y en un termo, también. Pero ni creo que sean muchos los que lo necesiten ni, aunque fuesen todos, el mercado lo amerita. Las incomodidades del campo son buena parte del atractivo de acampar. Por cierto, el inmunólogo se llamaba Don (de Donald) Valencia y a su invento le llamaban JAWS o sea Just Add Water and Stir. Murió de cáncer a fines de los noventa, retirado en Latino América y trabajando para comunidades pobres. La marca Via juega con las iniciales de su apellido en homenaje al iniciador del proyecto.

– Pero el mercado del café soluble debe ser un mercado grande.

– No en Estados Unidos. De un mercado mundial de $17.7 billones, los EE UU son solo $700 millones dice The Times (según  Ad. Age sólo $355 millones). Pero en cambio son 65 billones de tazas al año de café filtrado o pasado las que se venden allí. Lo dice el Times de Londres, también. Y esto equivaldría a $2.1 billones de dólares según Ad Age, que agrega que de acuerdo con la National Coffee Association solo el 7% de los que toman café consumen café instantáneo todos los días y el 9% declaran haberlo tomado la última semana.

Café colombiano Starbucks empacado

Café colombiano Starbucks empacado para la venta en los establecimientos Starbucks y supermercados.

En su negocio de café empacado para llevar Starbucks ha vendido, el año pasado $179 millones (excluidos de esta cifra las ventas a Wal-Mart y tiendas-club tipo Costco), según el Wall Street Journal.  Por otro lado aparentemente el 81% del consumo de café en el Reino Unido y el 63% del Japón es café instantáneo.

Hay más información en la National Coffee Association pero me parece que con esto ya está claro que hay un mercado que crece en los EE UU a pesar de la crisis. Y lo que más crece de todo es el café gourmet como lo llaman.

– Y entonces ¿cual es la causa de que Starbucks esté pasando estas dificultades?

Son tres: olvidarse de lo que los hizo grandes es la primera, la segunda y la tercera se llaman McDonald’s  (McCafé) y Dunkin’ Donuts que han lanzado al mercado desde hace más de un año alternativas de café “tipo Starbucks” a precios sensiblemente más bajo (y haciéndo énfasis en ello). Pero ya habían empezado los problemas de crecimiento desde antes de que estos nuevos competidores se lanzaran al mercado. Vender comida de todo tipo que al calentarse olía y reemplazaba el olorcillo a café torrado identidad de la marca, diversificación de cosas en venta: discos exclusivos, por ejemplo. Cambio de equipos que hacían menos vistoso el trabajo del barista y su relación con el público, privilegiar la eficiencia al servicio personalizado porque el barista, además tenía que atender varios  “negocios” nuevos que realmente no aportaron nada sustantivo a las ventas. También abrieron demasiados establecimientos en demasiados sitios.

Es, por cierto, lo normal. Después de muchos años de crecer sin parar, el crecimiento se ha detenido. No es raro: ninguna marca puede crecer fuertemente de manera indefinida. Pero cuando eso sucede, habitualmente Wall Street pone el grito en el cielo y los CEO entran en pánico. Si la empresa tiene liquidez, contemplan la posibilidad de hacer adquisiciones y en otros casos expanden operaciones para lograr crecimiento. Pero hay casos en los que los planes de expansión atentan directamente contra lo que hizo importante el negocio y se pierde su significado al tiempo que se pierde el enfoque. La calidad, la autenticidad y la grata experiencia en el consumo se ven con frecuencia perjudicados. La eficiencia y la diversificación atentaron contra la esencia de la marca Starbucks. Todo lo que digo lo puso por escrito Howard Schultz el 23 de febrero del 2007.

– ¿El propio CEO de Starbucks?

– Howard Schultz era consciente -gracias en parte a un estudio que le encargó a Brand Keys– de los problemas cuando, envió un memo al entonces CEO Jim Donald, el 23 de febrero del 2007 y cuando lo destituyó y tomó su puesto a fines de enero del 2008. Y sin duda cuando anunció las iniciativas estratégicas para devolverle valor a las acciones de la empresa.  Los cinco puntos que develó son una lección de cómo volver a las fuentes que hicieron grande el negocio. Si todo termina por enderezarse el documento “Strategic Initiatives to Increase Shareholder Value…” (ver enlace “cinco puntos”) se convertirá en un credo en las escuelas de negocios. Aún si no, será un ejemplo de realineamiento de objetivos, no llevado correctamente a la práctica.

Pero no todo se ha hecho bien. Ni al pie de la letra lo que se estableció. Quizás ha habido un exceso de activismo. Quizás ver que los resultados no acompañaban rápidamente a las acciones frustró al jefe de la empresa y empezó a buscar alternativas un poco desesperadas. Quizás tranferir las directivas y hacerlas poner en efecto en 17,000 establecimientos en todo el mundo sea más lento de lo que ya se imagina uno.

¿Via ayudará?.

– No lo sé. No lo creo. Desde luego no va a solucionar los problemas en el corto plazo un proyecto que aún teniendo éxito en los EE UU no traerá grandes cantidades de dinero y puede diluir la imagen de gran clase de la marca Starbucks. Y el éxito en Inglaterra, Japón y otros mercados, tampoco serán lo que salven a la empresa. Claro que Schultz cree que incluso en los EE UU el maravilloso sabor de su café instantáneo, hará que una parte de los que consumen café pasado (ojalá de la competencia y no canibalizando el café molido propio que sería lo normal) se cambie a Via. ¿Quién sabe?. Quien fue capaz de desarrollar desde cero el café gourmet, el pequeño lujo que se puede uno pagar, a lo mejor ha tenido una nueva visión, lo digo sin la menor sorna. Es un empresario admirable.

– Entonces ¿qué debería hacer?

– Revisar sus cinco puntos y aplicarlos sin desmayar. Revisar cada parte de la operación a través de ese filtro. Sin desánimo y con perseverancia. Sin dejar que ideas secundarias ocupen tiempo y recursos.  Sabiendo ya que la actividad frenética no produjo resultados, ni impresionó a la bolsa. Y aceptando que aunque más lentamente, lo que dará resultado será volver a enfocar el negocio en aquello que lo hizo grande. Aunque tome tiempo y rechine la bolsa.

Ahí le dejo, más abajo la receta, en inglés. La escribió el propio Schultz.

La receta de Schultz

--  improving the current state of the U.S. business by refocusing
        on the customer experience in the stores, new products and
        store design elements, and new training and tools for the
        Company's store partners to help them give customers a
        superior experience;
 
    --  slowing the Company's pace of U.S. store openings and closing
        a number of underperforming U.S. store locations, enabling
        Starbucks to renew its focus on its store-level unit
        economics;
 
    --  re-igniting the emotional attachment with customers and
        restoring the connections customers have with Starbucks(R)
        coffee, brand, people and stores;
 
    --  re-aligning Starbucks organization and streamlining the
        management to better support customer-focused initiatives and
        reallocating resources to key value drivers; and
 
    --  accelerating expansion and increasing the profitability of
        Starbucks outside the U.S., including redeploying a portion of
        the capital originally earmarked for U.S. store growth to the
        international business.

(1) El Wall Street Journal “el periódico más importante (influyente, fiable, bien documentado) del mundo”. Así lo llama Ries en una de sus muy recomendables conferencias en video (8 minutos) sobre General Motors (“Whither GM?”) en su página The Ries Report (Tienen por cierto una página Ries & Ries “new & improved”). 
Si desea suscribirse gratuitamente a Mercaderes Asociados pulse el botón rss1

febrero 19, 2009 Posted by | Marketing y Globalidad | , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Wharton: la “verdad” sobre las compras por impulso

El premio Nóbel de medicina de 1973 Konrad Lorenz  dijo “la verdad en la ciencia puede definirse como la hipótesis de trabajo más acertada para abrir el camino a la mejor siguiente”. Esa frase se aplica muy bien al estudio publicado por Knowledge@Wharton, la estupenda publicación de negocios de la Universidad de Pensilvania, en torno a la compra por impulso, en un artículo que titula “Not on the List? The Truth about Impulse Purchases” (“¿No estaba en la lista? La verdad sobre las compras por impulso”.)

Paco Underhill

Paco Underhill

Desde siempre, fabricantes y puntos de venta han dado por cierto que una presentación atractiva y un poco de extravagancia influyen en muchas de las decisiones de compra de los compradores. Paco Underhill, psicólogo de medioambiente, autor de Why We Buy: The Science Of Shopping y de Call of the Mall: The Geography of Shopping y fundador de Envirosell, empresa neoyorkina con sucursales en todo el mundo, ha realizado investigación y consultoría para casi todas las grandes marcas y cadenas, desde Mc Donalds hasta Citibank. Su libro Por qué compramos. La ciencia del Shopping se ha vuelto una norma sobre el  comportamiento del consumidor en el punto de venta. De allí los encargados del marketing y los de la distribución han sacado axiomas tales como “entre el 60 y el 70% de las compras que se realizan en los supermercados, estaban fuera de plan” (es decir fueron compras por impulso). Y eso ha llevado a aumentar los recursos para respaldar la promoción dentro de los establecimientos y a pagar precios especiales por exhibición en cabeceras de góndolas, en islas y en las cajas con el fin de impulsar la venta.

Pero hete aquí que llega el profesor de marketing de Wharton David R. Bell con sus colegas Daniel Corsten, profesor de operaciones y tecnología en el Instituto de Empresa de Madrid y George Knox, profesor de marketing  de la Universidad de Tilburg en los Países Bajos y plantea otra teoría que difiere de la de Underhill: en un estudio titulado “Unplanned Category Purchase Incidence: Who Does It, How Often and Why” Bell y sus coautores sotienen que el volumen de lo no planeado que se compra es más bien cercano al 20% y que aunque no digan que el in-store marketing no es importante, afirman que ciertos atributos de los compradores: edad, ingresos y su estilo o hábitos de compra, son los que tienen más efecto en las compras no planificadas. Sustantivamente más que lo que haga la tienda o el entorno por atraer su interés en un producto.

“Las diferencias tienen que ve más bien con quienes son las personas que con aquello que se les pone delante.  Tiene que ver más con la naturaleza que con el entorno” dice Bell.

El estudio se llevó a cabo en los Países Bajos (lo cual hace inmediatamente dudar de la posible aplicación de los resultados en otros mercados habida cuenta que los holandeses utilizan muchísimo la bicicleta y por lo tanto deben ser mucho más cautos en el volumen que compran y tienen que transportar que aquellos que habitualmente van con su auto). El autor reconoce que existe una sola diferencia entre los holandeses y los norteamericanos haciendo compras: más holandeses van a pie al supermercado tienden a hacer compras no planificadas mucho menos frecuentemente. Sin embargo su autor principal dice que sus hallazgos pueden ser aplicados, en general, a los EE UU (sigo dudando porque las casas en las que viven los norteamericanos tienden a ser mucho más amplias y con ellos el área de almacenamiento de provisiones, lo cual probablemente implica un refrigerador -nevera, heladera- más grande ) aunque merecería mayor investigación ese punto específico.

En cualquier caso reconocen los autores del estudio, el comprador holandés que llega a pie al supermercado, rara vez compra algo no previsto en su lista.

Holanda, un pais de ciclistas

Holanda, un país de ciclistas.

El estudio

Lo primero que los autores hicieron fue revisar la literatura académica que usó como respaldo Underhill en su libro y encontraron que faltaba información “apropiada y sólida”, respecto a las intenciones de los compradores cuando fueron al supermercado. Tampoco les pareció claramente definido “compras no planeadas”  (¿cambiar de marca habitual o comprar cualquier cosa que no estaba en la lista de compras?; si la lista incluía detergente pero sin marca ni tamaño de envase la compra final estaba planeada o no planeada?)

David Bell

David Bell

Daniel Corsten

Daniel Corsten

George Knox

George Knox

Los resultados y las conclusiones.

  • La más importante es que más del 60% se limitó a su lista de compras y no hizo ninguna no planeada. El 40% restante hizo de una a tres compras no planeadas datos muy distintos de los que indicaba la investigación usada por Paco Underhill.
  • El número de compras no planeadas aumenta con el número de categorías en las que el comprador hace compras tales como la leche o el pan. Pero en vista de que un pequeño número de compradores es responsable de buena parte de las compras por impulso, el promedio de las compras no planeadas, permanece bajo.
  • Los/las jóvenes adultos solteros/as con los niveles de ingresos más altos realizan el 45% más de compras no planificadas que el promedio.
  • Los hogares encabezados por una persona de más edad y los que tienen familias numerosas hacen entre 31 y 65% menos de compras espontáneas que el promedio.
  • Los compradores que utilizan la publicidad de los periódicos como fuente de información de los precios realizan 25% menos de compras no programadas que el promedio.
  • Las personas que se consideran a sí mismas “compradores rápidos y eficientes” son los que están más lejos de hacer compras por impulso: 82% menos que el promedio.
  • Si el propósito de la compra es “necesidades perentorias” o “cosas olvidadas”  la tasa de compras no planeadas, desciende 53%
  • Las compras no planificadas aumentan 23% si la visita al punto de venta es en sí una visita no planeada.
  • Si una salida a comprar incluye varias tiendas, hay 9% de menos compras no planeadas en la segunda y en la tercera.
  • La tasa de compras no planeadas aumenta 44% si el comprador va en auto y no a pie.

La conclusión principal según Bell es que el número de compras no planeadas que hace una persona depende de cada cual mucho más que del entorno en el establecimiento y se pregunta ¿se puede estimular la compra no planeada cuando hay tanta variación entre las personas? y se contesta él mismo que si, pero que son necesarias dos estrategias distintas: hacer más con los compradores habituales (y poco dados a las compras por impulso) o atraer a los compradores más dispuestos a hacer compras no planeadas. Ni la conclusión ni la fundamentación que se encuentra en el  texto de Wharton  son realmente un gran hallazgo.

Mis comentarios personales.

  • Hay que esperar la respuesta de Paco Underhill. Ha sido atacado directamente y tendrá algo que decir (incluso sobre la metodología de Bell).
  • Ya expresé que un estudio de hábitos de compra podrá tener algunas variables que se repitan en el comportamiento de las personas de distintos países expuestas a productos de multinacionales con la misma publicidad y a cine y música parecida. Y además con ingresos y educación formal equivalentes. Pero rasgos tan distintos como que una buena parte de la población va a pie al supermercado en un país y en el otro solo va en auto son limitantes importantes para la validez universal de los resultados
  • No hay, fuera de la enorme diferencia entre Underhill y Bell grandes sorpresas (ni tendría por qué haberlas) excepto en términos de la frecuencia de la compra por impulso.
  • Que sean 70% las compras por impulso o 20% solo debería afectar al presupuesto del instore-marketing en lo relacionado a “nuevos clientes” o “captura de nuevos clientes” (suponiendo que lo tengan tan diferenciado) para las marcas bien establecidas. Pero las marcas bien establecidas, si saben lo que le conviene tenderán en primer lugar a fomentar la lealtad de cliente habitual. Y las marcas en lanzamiento no tienen más alternativa que priorizar exclusivamente el cambio. Por lo tanto, definido el presupuesto de i-m, la decisión de hacia donde dirigir los esfuerzos dependerá del profundo conocimiento que se tenga del consumidor de la categoría, de cada producto y en particular del propio.
  • Si el heavy user de mi marca, cuyos hábitos de compra y de consumo y cuyas motivaciones debo conocer muy profundamente, no responde al perfil de “comprador que hace compras fuera de programa” mal haría yo en descuidarlo y buscar al que está más dispuesto a ser tentado por la compra por impulso. En otras palabras lo realmente importante dependerá del perfil de mi consumidor y de mis objetivos.

Otros puntos importantes que influyen en las compras “por impulso” cuando aparejan  un cambio:

  • El cambio en épocas de crisis va muchas veces aparejado con el precio.
  • Los Private Labels o marcas de los supermercados florecen junto a las marcas líderes, particularmente en esas épocas.
  • La lealtad, en ciertas categorías, es muy inestable. Suelen ser productos con diferencias que no son realmente de gran importancia para el consumidor.
  • Todo esto condiciona la estrategia de instore-marketing y sin duda el volumen del presupuesto. Y desde luego, independientemente de si los consumidores que hacen compras no planeadas en el supermercado son el 70% o el 40%

Finalmente:

  • Es una pena que el proyecto Apollo (que era un joint venture entre Nielsen y Arbitron – ver detalles era P&G: Marketing Excellence Formula) fracasara, porque hubiera ofrecido datos reales de comportamiento de una muestra representativa del consumidor en muchas categorías. Esperemos que PRISM (Pioneering Research for an In-Store Metric) de Nielsen también los promete aunque de él  se acaba de desenganchar Wal-Mart cosa que seguramente obligará a que los otros dos iniciadores del proyecto (P&G y Starcom) se replanteen el plan. O que reactiven POPAI (Point-Of-Purchase Advertising International) que nunca pudo arrancar por el veto que le pusieron justamente P&G y Wal-Mart, comprometidos con PRISM.
  • Mientras se establece una información fidedigna  métrica adecuada para el  instore-marketing no queda más que seguir usando el sentido común y el viejísimo sistema del Ensayo y error que tiene la ventaja de permitirnos ser muy creativos en las pruebas.
Compras en el supermercado

De compras en el supermercado

La Metodología

El estudio, financiado parcialmente por “una gran empresa europea de productos de consumo masivo”,  tomó información de 2,945 compradores den un periodo de dos semanas en Julio 2006. Se llevó a cabo  en 21 supermercados distintos en los que se  hicieron 18,000 compras en 58 categorías de productos tales como pan, cerveza, café, detergente, pañales, champú y reacondicionadores de cabello.

Los compradores completaron un corto cuestionario después de cada viaje al supermercado, poniéndole una marca a las compras en cada categoría e indicando si la compra fue planificada antes de ir al establecimiento o si simplemente la decidió dentro del supermercado.

Los compradores adjuntaron los comprobantes de compra para asegurar la exactitud de la información. La información sobre los atributos y percepciones de los supermercados se obtuvo en una entrevista personal, de unos 90 minutos en los hogares.

El cuestionario y las entrevistas suministraron a los autores datos demográficos (incluido nivel de ingresos y etapa de la vida); e información sobre el “estilo” para comprar de cada uno,  incluyendo si el comprador se sentía “rápido y eficiente”, si se informaba del los precios por los periódicos o en el mismo supermercado.

Los entrevistados respondieron también sobre su conocimiento de un establecimiento en particular, sus precios, el rango de las ofertas e imagen, si compraban en días de semana o en fines de semana y si sus viajes al supermercado eran largos o cortos.

Si desea suscribirse gratuitamente a Mercaderes Asociados pulse el botón rss1

enero 15, 2009 Posted by | Estrategia, Investigación de mercados, Marketing y Globalidad | , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario